5 diciembre, 2017

Consumo responsable, ¡siempre!

Mònica Usart, metoróloga

El otoño meteorológico ha terminado. Hemos cerrado los meses de septiembre, octubre y noviembre y nos hemos quedado con un mal sabor de boca. El agua que aquí llega durante el otoño, no lo ha hecho, no sólo en Catalunya sino a nivel de toda la Península. Los embalses de las cuencas internas catalanas han bajado por debajo del 50%, lo que no ocurría desde la famosa sequía del 2007-2008. Esto ha hecho activar las alarmas para garantizar las demandas de los ciudadanos.

Y es que si nos paramos a pensar, la gran mayoría no cambiamos nuestro día a día ante una situación como esta. Nosotros continuamos como si nada y consumimos el agua que consideramos necesaria para vivir. Hay gente que siempre hace un consumo responsable y otros que quizás no son tan conscientes de este bien tan preciado. Desde el Centro de Control Operativo de Aigües de Barcelona se sigue cuál es el consumo en cada instante. A partir de aquí se pueden avanzar a la demanda de cerca de 3 millones de personas, ya que ésta no es homogénea durante todo el día. Gracias a estos datos se ofrece un servicio adecuado.

¿Cuál es el consumo durante un día?

 

  • De 24h a 06h de la mañana:

Desde el Centro de control se pueden ver claramente los biorritmos de la ciudad, los momentos en que hay más movimiento respecto al consumo de agua. Durante la noche hay una bajada clara. Son las horas en que una gran parte de la población está durmiendo.

  • De 06h a 08h de la mañana:

Es el momento en el que el consumo de agua se dispara. Las ciudades se despiertan y se duchan, se lavan la cara, van al baño … En este momento hay un pico de entre 9.000 y 10.000 l/s.

  • De 08h a 13h de la mañana/mediodía:

En este momento se ve un descenso que nos muestra que el momento de consumo máximo del día ha pasado pero, aún así, la actividad diaria laboral y el movimiento de las industrias mantiene un uso importante del agua.

  • De 13h a 15h del mediodía:

En este momento se ve de nuevo una subida coincidiendo con la hora del almuerzo. Cuando se cocina y se lavan los platos.

  • De 15h a 18h de la tarde:

De nuevo se produce un descenso, coincidiendo con el momento del día en que todo empieza a detenerse para volver a casa.

  • De 18h a 21h de la tarde/noche:

Se repite de nuevo una subida que concuerda con el momento en que la mayoría de la población llega a casa, se activan las duchas de la tarde, se hace la cena, se lavan los platos y se hacen todas aquellas actividades de antes de acostarse. Éste es el momento de máximo consumo dentro de los hogares.

Y este consumo, ¿es mucho o es poco?

Si comparamos el consumo diario de Barcelona con el de otras ciudades europeas, podemos ver que es uno de los lugares donde se consume menos agua por persona.

 

Mientras que en Barcelona se consumen 101 litros por persona y día, en Madrid se consumen 131. Y si vamos a buscar el punto en que se consume más agua de los mencionados en el gráfico, sería Oslo con 197 litros por persona y día. Si esto lo comparamos con la lluvia media acumulada en un año, también podemos ver que en el caso de Oslo, la precipitación que se recoge en un año normal ronda los 878mm (la más alta de las ciudades europeas analizadas) y en el caso de Barcelona es de unos 600mm. Por lo tanto aunque en un lugar el consumo es mayor que el otro, el agua acumulada por la lluvia también es superior.

Ante todo ello, tenemos que tener claro que hay factores que nosotros no podemos controlar, como es el caso de la falta de lluvia, pero si que podemos hacer un consumo responsable cada día para no desperdiciar agua. Lo tenemos que hacer desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, sea primavera, verano, otoño o invierno, y no sólo cuando los medios de comunicación nos alertan de la llegada de un momento crítico. Si nos adelantamos y no desperdiciamos, las restricciones tardarán más en llegar.

Deja un comentario